“El Mago Es La Persona Más Honesta Del Mundo, Dice Que Te Va A Engañar Y Lo Hace”
James Randi

¿Han visto un mago alguna vez? En televisión son increíbles, pero en vivo son inolvidables. Una buena experiencia de magia es algo que se queda en la memoria. La razón: el asombro.

Cuando éramos niños era algo normal, cada descubrimiento que hacíamos era un momento de asombro. Ver que aprietas un botón y se prende la tele, ¡wow! Lo oprimes de nuevo y se apaga ¡WOW! Por eso cuando crecemos y vemos que un mago pone una moneda en su mano y tras un pase mágico se desvanece, nos recuerda por un instante ese sentimiento de niños.

Nuestra capacidad de asombro se activa inevitablemente con la magia. Los magos usamos la sorpresa a través de un engaño honesto que causa un corto circuito en la cabeza y produce alegría.

Los ilusionistas usamos el asombro como herramienta principalmente para entretener, pero no tenemos que ser necesariamente magos. Es una herramienta que puede hacer la diferencia en nuestra vida diaria.

Podemos generar momentos de asombro en el desayuno, en una reunión en el trabajo o para hacer una propuesta de matrimonio.

El asombro genera curiosidad, recordación, rompe la rutina, enamora, pone el cerebro en estado de alerta, dicen que es tan poderoso que puede combatir el mal genio de una mujer. Lo último no ha sido comprobado científicamente.

Sigue leyendo el texto en Experiencias Ayaka


¡Sígueme!

Instagram: germanarciniegas
Facebook: Germán Arciniegas Mago
Twitter: @magazo